Los comerciantes que ofrezcan redes wi-fi gratuitas no son responsables por el uso de sus clientes, pero…

Pareciera como si hubiesen sido ayer esos días en donde tener acceso a Internet era algo a lo que muy pocas personas podían optar. Sí, todavía recuerdo cuando era un pre-púber y navegar por la red era carísimo (y por lo demás bastante lento). En muchas ocasiones muchos aprovechábamos nuestros recreos para ir corriendo a la sala de computación del colegio para visitar páginas de animaciones flash y juegos en dicho formato, tales como Newgrounds.com o incluso Alegale.tk (Roberto Manflinfla) y LocoArts.com.ar (Alejo y Valentina)… qué tiempos, ¿no?

Pues bien, hoy en día tener acceso a internet es algo que casi se da por hecho. Casi todos contamos con una conexión a internet en nuestros hogares y, si es que no estamos en ellos, no es muy difícil encontrar una zona wi-fi gratuita en restaurantes, tiendas o incluso en el Metro de Santiago.

Ofrecer una red wi-fi es una gran idea para captar clientes (aunque, ojo, también existen muchos quienes lo hacen para recolectar y tratar tus datos personales, por lo que te recomendamos leer las políticas de privacidad antes de conectarte), pero a la vez también puede significar una serie de riesgos legales.

Entre tales riesgos legales, podemos mencionar la comisión de delitos informáticos, el robo de datos, el hackeo de dispositivos, la infracción a derechos de autor, la realización de conversaciones o mensajes con fines ilegales y, en general, un largo etc. Por ejemplo, si tienes un negocio, puede ocurrir que uno de tus clientes acceda a tu red wi-fi y descargue un software computacional sin la autorización del titular de los derechos de autor. Dicha conducta puede ser perseguida por dicho titular de derechos, traduciéndose en una demanda por infracción a sus derechos autorales en tu contra. ¿Ahora te parece tan atractiva la idea de ofrecer wi-fi gratis a tu clientela? Pues si comenzaste a tener cierto grado de temor, es normal.

Como sea, una buena noticia ha salido a la luz el día de ayer. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha resuelto una cuestión prejudicial por medio de la cual el Landgericht München I (Tribunal Regional Civil y Penal de Múnich I, Alemania) ha planteado diversas preguntas al máximo Tribunal Europeo, principalmente tendientes a determinar si es que un comerciante que ofrece una red wi-fi gratuita a sus clientes puede incurrir en responsabilidad como intermediario (responsabilidad infraccional indirecta) por los actos ilegales cometidos por sus clientes mediante el uso de dicha red.

Como punto de partida, el TJUE estableció que la puesta a disposición de una red wi-fi gratuita por parte de un comerciante efectivamente puede ser calificada como un servicio de la sociedad de la información en los términos de la Directiva de Comercio Electrónico (DCE).

Luego de efectuar dicha aclaración, el TJUE estableció que respecto de este tipo de servicios rige el artículo 12 de la DCE, el que establece un régimen de excepciones a responsabilidades de los intermediarios. Bajo este precepto, los comerciantes que ofrezcan una red de wi-fi gratuita a sus clientes no serán responsables ni podrán ser exigidos al pago de una indemnización de perjuicios por los actos ilegales cometidos por sus clientes en el uso de dicha red siempre y cuando el prestador 1) no haya originado él mismo la transmisión, 2) no haya seleccionado al destinatario de la transmisión y 3) no haya seleccionado ni modificado los datos transmitidos.

66666.jpg
¿Me da un café con dos cucharadas de Piratebay?

El TJUE también consignó que el el titular de los derechos de autor que se vieron infringidos (en nuestro caso hipotético, el titular de los derechos de autor del software), podría perfectamente solicitar la cesación del acto infraccional, como también el pago de los gastos relativos al requerimiento extrajudicial y las costas judiciales, frente a un proveedor de acceso a una red de comunicaciones cuyos servicios hayan sido utilizados para cometer la infracción, cuando esas pretensiones tengan por objeto o resulten de la adopción de un requerimiento dictado por una autoridad o un tribunal nacional por el que se prohíba a dicho prestador permitir que continúe la infracción.

Cabe finalmente agregar, que a diferencia de lo que recomendó el Abogado General en sus conclusiones del 16 de marzo de 2016, el TJUE señaló que entre los requerimientos judiciales que el Tribunal o Corte nacional pueda establecer, cabe la posibilidad de ordenar al comerciante que ofrece el acceso gratuito a la red wi-fi que establezca un sistema que requiera a sus clientes introducir una contraseña con el objeto de disuadirlos de cometer actos ilegales, siempre que los usuarios de esa red estén obligados a revelar su identidad para obtener la contraseña requerida y no puedan, por tanto, actuar anónimamente, lo que corresponde verificar al tribunal remitente.

Este fallo es sin lugar a dudas un importante hito para el derecho de autor y, más aún, para aquellos que explotan actividades comerciales mediante el ofrecimiento de esta tecnología a sus clientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s